¿Quieres aumentar tu hucha por si la de las pensiones no alcanza? Descubre todas las alternativas de inversión a largo plazo que ofrece el mercado y garantiza tu jubilación.

Contar con un plan B que, llegado el momento, complemente la pensión pública de jubilación se ha convertido en una aspiración recurrente. Esto es así debido a la complicada tarea que será en un futuro no muy lejano mantener un sistema público de pensiones sustentado bajo una población española cada vez más envejecida. que nos lleva hacia un modelo en el que habrá más jubilados que población activa, lo que desencadenará en un sistema muy diferente del que conocemos en la actualidad o, directamente, condenado a desaparecer.

A menudo se suele vincular el ahorro para la jubilación con planes de pensiones, de manera casi automática, aunque el mercado refleje otra realidad, ofreciendo otras muchas alternativas a los planes de pensiones privados. Los españoles son, en su mayoría, conservadores en el ahorro y tradicionales en la inversión, así lo muestran los últimos datos publicados por Iverco. donde el 40% de los hogares de nuestro país ahorra en planes de pensiones, producto que no resulta ventajoso para todos los perfiles de ahorrador.

Ahorrar para la jubilación es una meta a la que se puede llegar por caminos diferentes, caminos que son tomados por distintos tipos de ahorradores. Cada producto financiero tiene características distintas y su elección dependerá del tipo de perfil inversor que tenga cada uno, decantándose por el que más se adapte a sus necesidades.

El objetivo de esta entrada es mostrar esas alternativas a las pensiones, ver sus principales características y valorar cuestiones como la rentabilidad, las comisiones o la fiscalidad. Ya que todas ellas afectan al dinero que tendrás a largo plazo para planificar tu jubilación. 

Estas alternativas de inversión se expondrán a continuación ordenadas en función de su liquidez, siendo las primeras mucho menos líquidas que las últimas.

Las particularidades de los planes de pensiones privados

Una de las características principales de los planes de pensiones es su falta de liquidez, debido a que no permiten rescatar el dinero antes de tiempo. Este rescate solo es permitido una vez llegados a la jubilación o en determinados supuestos como invalidez laboral, muerte del partícipe, enfermedad grave, paro, una vez superados los 10 años desde su contratación (a partir de 2025) o ERTE como consecuencia de la Covid-19.

La regulación del plan de pensiones ha cambiado recientemente, limitándose las aportaciones máximas que se pueden destinar a él. Pasando de 8.000€ a 2.000€ anuales o un tope del 30% de los rendimientos netos del trabajo del contribuyente.

La idea que se debe de tener clara aquí es que estas aportaciones son deducibles en su tributación, cuanto más se aporte al plan de pensiones, más se reducirá en correlación la base imponible del IRPF. Es decir, si los rendimientos del trabajo ascienden a 20.000 euros y se ha aportado a un plan de pensiones 2.000 euros, en la renta se tributará por 18.000 euros, reduciéndose el tipo marginal y pudiéndose en definitiva pagar menos a Hacienda.

La principal desventaja de un plan de pensiones en cuanto a su tributación se encuentra en el momento de su rescate. Ya que, si se rescata todo el capital de golpe, esta cantidad computará como renta del trabajo, teniendo que pagar a Hacienda casi la mitad de la totalidad del capital rescatado (45%). Es posible rescatar el dinero de otra forma, fiscalmente más ventajosa. Recuperando una parte del capital en forma de renta, pudiendo recibir la misma en un periodo de tiempo determinado con la entidad financiera.

Plan de Previsión Asegurado (PPA)

Consiste igualmente en un vehículo de ahorro a largo plazo. Cuya principal diferencia respecto de los planes de pensiones es que estos están instrumentalizados en fondos de pensiones. Mientras que los PPA se integran en una póliza de seguros.

Los PPA, al igual que los planes de pensiones, no se pueden rescatar hasta la llegada de la jubilación. Por lo que cuentan con una liquidez reducida, aunque los PPA siempre disponen de una rentabilidad mínima garantizada.

Las aportaciones realizadas a un PPA se pueden deducir, al igual que en un plan de pensiones, tributando igualmente como renta del trabajo.

Robo Advisors

Otra recomendación de inversión a largo plazo en la que prácticamente no necesitas conocimientos sobre inversión son los Robo-Advisors. Plataformas de inversión online que seleccionan automáticamente las mejores inversiones para ti. Siempre teniendo en cuenta tus planes de futuro, tu perfil de riesgo (previamente definido) y tus necesidades de liquidez, entre otras opciones.

Mediante los Robo Advisors se puede invertir automáticamente en Fondos de Inversión Indexados (se entrará más en detalle sobre este tipo de Fondos más adelante), en ETFs y en planes de pensiones indexados. Es una buena fórmula para hacer crecer la hucha de la pensión poco a poco y sin mucho esfuerzo por parte del inversor.

Una de las mayores ventajas de este tipo de inversiones es su alta capacidad para generar ahorro. Esto es así gracias al interés compuesto y a sus bajas comisiones (entre el 0,4 y el 1%). Por lo que a medida que pasa el tiempo, la capacidad de ahorro y el dinero reservado para la jubilación aumenta.

La fiscalidad de este tipo de activos también resulta favorable, ya que es posible desgravar, con un máximo de 8.000€ anuales, las aportaciones realizadas. Además, es posible traspasar un plan o fondo a otro sin coste adicional. Necesitando una inversión inicial necesaria bastante baja, siendo desde 50€ en algunas plataformas.

Podemos hablar de desventaja en cuanto a la falta de liquidez. En los planes de pensiones indexados hay que esperar al menos 10 años desde la primera aportación para rescatar el capital. 

Los planes de pensiones indexados disponen de una liquidez reducida al inicio de la etapa del activo, siendo más elevada esta cuanto más avance el tiempo. Por lo que se recomienda aportar un dinero que no se vaya a echar de menos. Un ejemplo de Robo Advisor podría ser Fintup, agente exclusivo de CNP Partners. Fintup ofrece varias opciones de inversión a través de las cuales cualquier persona desde 50€ puede invertir su dinero y optar a una rentabilidad adecuada para su perfil de riesgo. Además, dispone de un servicio de planificación financiera y seguimiento con un experto. Podría clasificarse como una wealthtech dentro del ámbito de las Fintech. Actualmente ofrecen 3 tipos de productos, 2 orientados a la inversión (Unit LInked o Seguros de vida ahorro y Planes de Pensiones) y un tercero orientado a protección (Seguro de vida riesgo).

Inversión Inmobiliaria

Adquirir un piso y alquilarlo es otra fórmula alternativa para completar la pensión pública. Lo negativo a diferencia de un plan de pensiones es que necesitarás una buena cantidad de dinero de partida o tendrás que hipotecarte.

Conviene tener en cuenta la localización de la vivienda para que la rentabilidad resulte atractiva. Actualmente, la rentabilidad bruta por alquiler en España se sitúa en el 3.7% de acuerdo a los últimos datos ofrecidos por el Banco de España.

Hoy en día existen otras formas de invertir tus ahorros en vivienda sin tener que comprarte una casa. Ejemplo de ello son los fondos de inversión inmobiliarios, los socimis o el crowdfunding inmobiliario.

En SociosInversores.com, la parte de capital riesgo del Grupo Sego Finance, ya se han hecho varias operaciones inmobiliarias junto con empresas referentes en el sector como Bricks&People o Metrovacesa. 

Planes de Ahorro 5

Son planes de ahorro a largo plazo dirigido a pequeños inversores que fueron diseñados bajo dos formatos: una cuenta individual de ahorro a largo plazo (CIALP) que solo garantizan por ley el 85% del capital, y un seguro individual de vida o ahorro a largo plazo (SIALP) que pueden invertir tanto en renta variable como en renta fija y garantizan un 85% de la inversión inicial.

Su principal atractivo es la fiscalidad, ya que tributa como rendimiento de capital mobiliario (RCM) en la Renta. Estando las ganancias exentas en su totalidad si la inversión se mantiene durante 5 años. La inversión máxima permitida en este tipo de productos es de 5.000€ al año.

Unit Linked

Una de las alternativas a las pensiones en el ámbito asegurador, son los Unit Linked. Se estructuran a través de un seguro de vida, destinando siempre una pequeña parte de la inversión a la póliza del seguro, siendo el resto lo que se invierte. 

Este tipo de productos invierte en cestas de fondos de inversión perfiladas según el riesgo que se quiere asumir y el objetivo de la inversión, siendo el asegurado quien decide la composición de su cartera. Se pueden lograr mayores rendimientos a cambio de asumir un mayor riesgo, puesto que no tienen una rentabilidad garantizada.

En los Unit Linked la liquidez se encuentra limitada, al menos en un principio, no siendo posible rescatar el capital hasta pasados 5 años.

Al ser un seguro, tributará como tal una vez que se decida recuperar el dinero. Los Unit Linked cuentan con la ventaja frente al plan de pensiones de que no pertenecen a la masa hereditaria. Por lo que son ideales para planificar la herencia.

Al mismo tiempo, cuentan con bonificaciones fiscales si se rescata como renta vitalicia al igual que los PIAS.

Inversión en Equity Crowdfunding

Una de las formas de inversión a largo plazo que está adquiriendo mayor popularidad es la inversión en crowdfunding. Consistente en una fórmula diferente de financiación en inversión en masa.

Dentro de los tipos de Crowdfunding, cabe destacar uno de ellos por encima del resto por su notable presencia en el mercado y su elevada rentabilidad, el Equity Crowdfunding. En él, pasas a formar parte como socio de una Startup con alto potencial de crecimiento en la que eliges invertir, aportando capital a cambio de una participación (similar a las acciones, solo que sin cotizar en Bolsa). Estas participaciones se pueden vender posteriormente, obteniendo una plusvalía por ello, o se pueden mantener, confiando en la empresa y en una valoración futura superior. De esta manera, la inversión entra a formar parte de un espacio temporal más amplio, manteniéndose el riesgo estable y multiplicándose la rentabilidad esperada. Esto lo hace una alternativa a las pensiones magnífica, sirviéndose del largo plazo como vehículo.

Una de las plataformas pioneras en Equity Crowdfunding, regulada por la CNMV, es SociosInversores.com. Se trata de la línea de Equity Crowdfunding del Grupo Sego Finance, la cual lleva operando más de 10 años, manteniéndose líder en el sector. Cuenta con una red de más de 35.000 inversores y ha financiado más de 150 empresas con más de 35 Millones de euros. Apuesta por la financiación de startups tecnológicas, innovadoras y altamente escalables. 

Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS)

Esta herramienta financiera, híbrida entre un seguro y un plan de pensiones, sólo puede ser utilizada por una persona para ahorrar de forma periódica. Es decir, no puede haber dos personas dentro del mismo PIAS. Y se pueden realizar aportaciones mensuales, trimestrales, semestrales o anuales.

Los PIAS están pensados para el largo plazo, como instrumento de ahorro para la jubilación. A pesar de ello, sus características propias lo hacen ideal para utilizarse en el medio plazo.

Las aportaciones a un PIAS tienen un límite máximo de 8.000 € anuales y 240.000 € de aportaciones totales, pudiéndose aportar durante un máximo de 30 años. Una persona puede disponer de tantos PIAS como quiera, siempre y cuando, entre todas sus aportaciones no supere dicho límite.

En un PIAS puedes rescatar parcial o totalmente el dinero que dispongas a partir del mes 13. Siendo una herramienta bastante flexible y que ofrece una gran liquidez. Aunque, tal vez no interese hacerlo, por gastos extraordinarios o penalizaciones estipuladas en los primeros años. También destaca como ventaja que los PIAS se pueden traspasar a otros PIAS sin coste alguno.

Al mismo tiempo, los PIAS no dan derecho a ninguna deducción en el IRPF, aunque tributen como rendimientos del capital mobiliario (RCM). Es decir, solo vas a pagar impuestos por los beneficios obtenidos y nunca por el dinero que aportes. Esto lo sitúa en una posición muy ventajosa dentro de las alternativas a las pensiones. Este impuesto oscila entre el 19 y el 23%, dependiendo del tramo en el que se encuentre. A su vez, pasados 5 años desde su apertura, al rescatar un PIAS en forma de renta vitalicia, no habrá que pagar nada a Hacienda.

Lo más recomendado, para aprovechar al máximo este activo y obtener con ello la máxima rentabilidad posible, es utilizarlo de cara al largo plazo, cuanto mayor sea este, mayor será el beneficio. La ventaja radica aquí en que los PIAS funcionan mediante interés compuesto, multiplicando los rendimientos del producto año a año.

Del mismo modo, los PIAS cuentan con una seguridad muy elevada. Debido a que tanto el 100% del capital, como la rentabilidad generada, estarán garantizados por un Consorcio de Compensación de Seguros.

Fondos de Inversión

Es una de las alternativas a los planes de pensiones más claras, obteniendo en los últimos 10 años una rentabilidad media del 11.25% y suponiendo actualmente el 13.3% de los activos de las familias españolas según datos de Iverco. Aunque se trate de productos diferentes, funcionan con cierta similitud, debido a que invierten en una cartera de activos con mayor o menor riesgo, pudiendo ser contratados por cualquier perfil de inversión acorde a sus objetivos.

La principal diferencia respecto a los planes de pensiones radica en que los fondos son productos con una mayor liquidez. No necesitan esperar hasta la jubilación para ser rescatados, estando siempre el dinero disponible.

Otra ventaja es su favorable fiscalidad, estando el traspaso de un fondo a otro exento de tributación. Al igual que ocurre con las ganancias obtenidas de un fondo que se reinviertan en otro. Además, llegado el momento de recibir el reembolso de las participaciones, estas tributarán en la base imponible del ahorro en el IRPF y no en las rentas del trabajo, como ocurre con los planes de pensiones.

Actualmente existen fondos para todos los perfiles de inversión y carteras. Desde más arriesgados hasta más conservadores, como los fondos indexados. Este último tipo de fondos replican un índice concreto, como el S & P 500 o el Ibex 35. Sin tener la necesidad de una actuación constante por parte de un equipo gestor, lo que reduce considerablemente los costes de gestión.

Inversión en Bolsa

La bolsa siempre es una opción para invertir a largo plazo, dada la volatilidad de estos títulos. Aunque se trata de una opción para perfiles arriesgados y con cierto conocimiento financiero. Ya que se invierte directamente en empresas que cotizan en los mercados, donde serás tu propio gestor. Esto complica tener una cartera diversificada, quedando más expuestos al riesgo.

Una posibilidad de canalizar el ahorro para la jubilación es invertir en acciones “blue chips”. Es decir, empresas de gran capitalización y con negocios estables y recurrentes, que a su vez ofrecen interesantes rentabilidades por dividendos todos los años.

Vicente Varó, director de contenidos y comunicación de Finect, afirma que la renta variable es el activo más rentable a largo plazo. Pero que en periodos de un año es habitual registrar caídas de hasta un 40%. Mantiene a su vez que, una cartera en EEUU en periodos de cinco años es raro que se pierda más de un 5%, a 10 años no se suele perder más de un 3%, mientras que a 20 años casi siempre ha subido.

Inversión en Crowdlending

El crowdlending es otra modalidad de inversión alternativa que suele utilizarse para el corto plazo, debido a su alta liquidez y a su corto plazo en el retorno de la inversión (30, 60 y 90 días). 

Aunque, una de las ventajas del crowdlending es que puede ser también enfocado en el largo plazo, dentro de las alternativas a las pensiones, gracias al interés compuesto y los beneficios que este tiene en las inversiones mantenidas en el tiempo.

Una plataforma de crowdlending de referencia en España es Emprestamo, surgida en 2018 con el objetivo de permitir diversificar los riesgos y los plazos de inversión a todos los inversores. 

Emprestamo propone un novedoso sistema de Factoring, un tipo de crowdlending, que consiste en el adelanto de facturas a través de aportaciones de capital colectivas, uniendo a inversores privados con empresas que tengan facturas de clientes solventes a pagar en plazos predefinidos. De esta manera, Emprestamo adquiere las facturas en nombre de los inversores, quienes a cambio de su inversión consiguen una rentabilidad por la operación con un riesgo menor, más diversificado

Emprestamo ha financiado más de 11 Millones de euros en más de 500 operaciones, ofreciendo a sus inversores una rentabilidad media del 6,7 % en el primer semestre del año 2021. Esta rentabilidad, se fija entre un 4,5% y un 11% anual, dependiendo del riesgo asociado al deudor y al plazo.

Conclusiones

Dada la incertidumbre que estamos viviendo, la cual se espera que aumente en los próximos años, si quieres alcanzar tu libertad financiera sin tener que depender de terceros o ni siquiera tener que esperar a llegar a la edad de jubilación, lo mejor que puedes hacer es tener un plan B.

Se han repasado las mejores opciones de inversión a largo plazo que ofrece el mercado en la actualidad, con el objetivo de que las tengas en cuenta si tu objetivo es garantizar tu jubilación.

Has de valorar todas las opciones detalladamente y tomar una decisión en función de tu perfil de inversor, edad, objetivos y presupuesto del que dispones, para elegir aquella o aquellas inversiones que más se adapten a ti y a tus expectativas de jubilación.

Recuerda que siempre que hablemos de invertir, se aconseja diversificar esta inversión en diferentes operaciones con distintos plazos y sobre todo, distintos riesgos. Coloquialmente dicho: ‘’Poner los huevos en varias cestas’’.