Se supone que 2022 iba a ser un año tranquilo para el inversor de a pie. Un año en el que por fin poco a poco íbamos a dejar atrás las restricciones, agobios e incertidumbres de la era post-Covid. Y en el que -a pesar de una molesta inflación a todas luces «temporal»- íbamos a disfrutar, por ejemplo, de un buen año en bolsa apoyado por un crecimiento saludable y de una consolidación de la recuperación del volumen y la confianza en el sector crowd, con cifras de inversión ya cercanas al escenario pre-pandemia.

Volumen de Inversión Mensual Plataformas Crowd Europeas

Sin embargo, el estallido de la guerra Rusia-Ucrania a finales de febrero ha puesto patas arriba el tablero internacional. Sembrando de dudas y obstáculos nuestra planificación ahorradora e inversora y terminando de disparar la inflación a cotas que no se veían desde hace medio siglo. Viendo literalmente cómo cada mes esos ahorros que tenemos en el banco se van poco a poco evaporando.

Y es que, casi de la noche a la mañana, invertir ha pasado de ser una opción para el ahorrador a ser prácticamente una absoluta necesidad: si no tenemos una cartera de inversión y un plan para batir a la inflación -ahora mismo cercana al doble dígito- de forma consistente, estamos abocados a contemplar cómo nuestros ahorros se van erosionando y vamos perdiendo poder adquisitivo año tras año.

Precisamente plataformas de inversión crowd confiables, con retornos atractivos y con baja barrera de entrada para poder incrementar posiciones mes a mes pueden ayudarnos en esta ardua tarea de batir (o al menos com-batir) la inflación, pero en el contexto actual no cualquier plataforma vale…

En efecto, en el sector crowd concretamente, el conflicto bélico en Ucrania ha supuesto una caída en picado del volumen de inversión y los nuevos usuarios registrados. Cayendo ambos cerca de un 50% en el mes inmediatamente posterior al estallido de la guerra. Aunque se comienza a atisbar una pequeña mejoría y retorno de la confianza del inversor.

Evolución Métricas Plataformas Crowd Europeas

Como cabe esperar, no todas las plataformas del sector se han visto afectadas de igual forma en este desplome. Y mientras que las plataformas de préstamos personales o empresariales con operaciones en Ucrania, Rusia u otros países fronterizos se han visto especialmente impactadas, plataformas de crowdfunding inmobiliario o crowdfactoring con geolocalización operativa en países alejados del conflicto -por ejemplo algunas plataformas españolas como Emprestamo– han visto reforzadas su posición manteniendo o incluso incrementando volúmenes de inversión y consolidando cuotas en el mercado.

Este rendimiento desigual inter-plataforma pone de manifiesto uno de los grandes axiomas de las inversiones crowd: la importancia capital de la (correcta) diversificación. 

Mientras que carteras sobre-expuestas a una determinada geografía (Este de Europa) y una determinada clase de activo (préstamos sin garantías o con protección estilo Buyback) han podido sufrir importantes pérdidas (o al menos importantes retrasos en los cobros); carteras con una composición equilibrada, incluyendo una proporción saludable de crowdfactoring, crowdfunding inmobiliario, etc. en el mix, muy probablemente hayan podido salvar las turbulencias sin un impacto crítico en el rendimiento…

…Y es que posiblemente 2022 va a seguir siendo un año complicado para el inversor. Con una gran incertidumbre imperante a nivel macro y serias incógnitas acerca del desempeño de diferentes activos volátiles como la bolsa…

Pero precisamente por ello, en este contexto, más que nunca, puede ser interesante para el usuario contar con una fuente adicional de ingresos recurrentes a unos tipos de interés atractivos que aporten cierta “estabilidad” y “predictibilidad” a nuestras inversiones y que sumen rendimiento a la hora de mantener a raya al terrible monstruo de la inflación… Y aquí es donde, a título personal, creo que puede tener sentido la toma -o incremento- de posiciones en plataformas de crowdlending y/o crowdfactoring de confianza.

Jesús AriasJesús Arias: Ingeniero, MBA y apasionado de las finanzas e inversiones desde que tiene uso de razón, Jesús es blogger e inversor, creador de TodoCrowdlending.com, web de referencia en español acerca del crowdlending y el crowdfunding.