El Inversor Crowd tras el estallido de la Pandemia – Cambios en Comportamiento y Preferencias

2020 está siendo un año verdaderamente atípico en el mundo de la inversión y  particularmente exigente con el sector crowd, donde de acuerdo con las estadísticas que recopilamos cada mes hemos visto caídas medias de más de un 60% en el volumen invertido desde los meses iniciales de la pandemia, sin que haya habido una recuperación que termine de cuajar cuando nos adentramos ya en la recta final del año.

En este contexto, no deja de ser curioso cómo algunas tipologías de plataformas se han visto reforzadas mientras la mayoría se desangran desde comienzos de año, y la razón no solo hay que buscarla en el desempeño de las plataformas, los originadores que la componen y la cartera de activos de los mismos, sino más que nunca en el propio comportamiento de los inversores, que están priorizando plataformas confiables y transparentes y están diversificando más que nunca en activos percibidos como de menor riesgo dentro del sector crowd como puede ser el crowdfactoring o el crowdlending con garantías hipotecarias.

Tal y como observamos en el gráfico a continuación, sectores tradicionales del crowdlending como el P2P (centrado en préstamos a particulares) o el P2B (centrado en préstamos a empresas, sin colateral) están promediando apenas un 2% de crecimiento intermensual por volumen invertido en los últimos meses, mientras que sectores considerados como minoritarios hasta ahora como el crowdlending con garantías hipotecarias o la inversión en facturas y pagarés están creciendo de media un 6% por volumen cada mes. 

Estos datos refuerzan las impresiones que recabamos e intercambiamos dentro de nuestra propia comunidad en TodoCrowdlending, en tanto a que todo apunta a que cada vez hay más usuarios inversores que están reduciendo la importancia de factores de inversión como la rentabilidad o el rendimiento bruto y están apostando cada vez con más fuerza por activos subyacentes que presenten algún tipo de garantía, bien sean garantías hipotecarias, factoring -con énfasis en deudores de calidad o en facturas aseguradas- etc.

Además, aparte de estos factores de inversión, tenemos por otro lado los aspectos de comunicación y transparencia: ahora más que nunca el inversor espera una atención al cliente sobresaliente y una comunicación clara y fluida con la plataforma a la que confía su dinero, con lo que se está observando un claro trasvase desde plataformas poco comunicativas / transparentes a plataformas percibidas como más confiables en virtud a su estructura empresarial, su país de origen, regulación pertinente, resultados de la compañía y calidad de servicio al cliente entre otros factores.

Y es que otro aspecto que debemos tener en cuenta, quizá el cambio de más profundidad y recorrido derivado de los eventos adversos acaecidos a principios de año, es que el inversor crowd en 2020 es más crítico y exigente que nunca, y tiende por lo general a evaluar y decidir entre varias opciones disponibles y a consultar varias fuentes de información, dedicando de media más tiempo a realizar decisiones informadas acerca de sus inversiones -Due Diligence-. 

En este contexto, en el que las campañas típicamente comerciales de marketing agresivo están perdiendo efecto y la rentabilidad ya no es ni de lejos el factor predominante, las plataformas de calidad que ofrecen un producto de inversión y un servicio excepcional a sus usuarios son las que tienen todas las papeletas de salir victoriosas de esta travesía por el turbulento año que nos está tocando vivir

Jesús AriasJesús Arias: Ingeniero, MBA y apasionado de las finanzas e inversiones desde que tiene uso de razón, Jesús es blogger e inversor, creador de TodoCrowdlending.com, web de referencia en español acerca del crowdlending y el crowdfunding.